¿Por qué ponerle cara al problema de la tierra en Colombia?

¿Por qué ponerle cara al problema de la tierra en Colombia?

El último censo nacional agropecuario reporto un área rural censada de 111,5 millones de hectáreas de las cuales 43 millones tienen uso agropecuario. Solo se registró producción en 7 millones 115 mil hectáreas.

El uso de la tierra y su productividad son temas que no tienen ni propios ni extraños y nos atañen a todos, como productores y como consumidores.

Mundialmente la tenencia de la tierra ofrece una discusión permanente y compleja, su posesión se relaciona estrechamente con el origen histórico de los conflictos durante los cuales, y a través de la fuerza se precipitaron desplazamientos masivos de población. Solo para Colombia el centro de monitoreo del desplazamiento interno registró a finales del 2016 más de siete millones de los casi 41 millones de desplazados en el mundo. Estas personas, en su mayoría campesinos, fueron removidas físicamente de su terruño, una acción intrínsecamente unida a la violencia, fenómeno y crimen de guerra descrito por Kofi Annan como “la gran tragedia de nuestros tiempos”.

Pero, así como la tierra ha sido objetivo declarado de algunos durante el conflicto, personas y grandes empresas, también pertenece a campesinos, y a innumerables familias que la han trabajado durante generaciones, propietarios que en algunos casos la esperanza de paz les brinda la ilusión del regreso y la recuperación del bien usurpado por la fuerza. Para el 2015 el Centro Nacional de Memoria Histórica reportaba aproximadamente 435,000 grupos familiares afectados.

De tal manera, no se puede satanizar la posesión de la tierra, pero como se llegó a ella es una diferente historia.

Al igual que en las contiendas, toda problemática debe identificar de manera clara a sus responsables.

Las generalizaciones no son claras, los señalamientos se vuelven inexactos, y aunque pueden ser atractivos en la búsqueda de simpatías, esconden un respeto y miedo solo separado de la complicidad por una delgada y casi imperceptible línea.

Cualquier discurso que en realidad quiera solucionar el problema de la tierra en el país debe identificar, antes de cualquier cosa, a los poseedores de la tierra en Colombia, ese 0.4% de propietarios que según IGAC y Corpoica en el 2002 poseían 47 millones de hectáreas, de acuerdo al Atlas de la Distribución de la Propiedad Rural en Colombia 2012.

La lectura de la concentración de la tierra va más allá de clases sociales y exige la conexión de la discusión con aquellos que a través de posiciones ventajosas capitalizaron en el juego de la desposesión, llamarles solo terratenientes y multinacionales no tienen ningún efecto constructivo más allá del impacto mediático, no pasa del discurso, la veracidad exige exactitud.

¿Porque no llamar por el nombre a los problemas y a sus soluciones?

Vistas: 13

Comentario

¡Tienes que ser miembro de La Red C para agregar comentarios!

Únete a La Red C

Miembros

Foro

El concepto de competencia

Iniciada por Alvaro Herrera Murgueitio. Última respuesta de Daniel Alberto Cardona Gomez Mar 30, 2013. 23 Respuestas

Publicaciones de blog

Ejercicio 111 Aplicación Clásica

Publicado por Jair Rodriguez el enero 21, 2014 a las 10:49pm 0 Comentarios

Un carrtio de control remoto.

Publicado por Jair Rodriguez el diciembre 17, 2013 a las 6:50pm 0 Comentarios

© 2019   Creada por laredc.   Con tecnología de

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio